El Mundial de Clubes

Agustín 17/12

Es hora de retomar el género epistolar, creo. Te escribo desde Bogotá, la que ya funciona como mi segunda casa en el planeta a pesar de que nunca he repetido alojamiento. Este año he llegado a territorio rolo en pleno mes de diciembre, coincidiendo con el retorno histórico de un equipo colombiano al Mundial de Clubes. Atlético Nacional volvió 27 años después -si la memoria no me falla- a Japón, esta vez para disputar un torneo con más participantes que la extinta Copa Intercontinental.

Me resultaba curiosa la idea de experimentar cómo se vivía este torneo aquí, donde está mucho más valorado que en Europa, pero ha durado poco la vaina porque el Kashima ha estado bastante más inspirado y ha impedido ese Nacional-Real Madrid con el que muchos paisas soñaban. El cuñado de mi compañera de vida es de Antioquia e hincha del verdolaga. El disgusto que se ha llevado es tremendo, más aún teniendo en cuenta que pensaba que en Japón no se jugaba al fútbol. Quiero pensar que es la misma sensación que muchos experimentaron cuando Corea del Sur eliminó a España del Mundial 2002, aunque aquella indignación no venía tanto por los exóticos surcoreanos como por el árbitro egipcio de turno.

Al ser de madrugada cuando se juegan los partidos del Mundial de Clubes uno ya sale a la calle sabiendo a qué atenerse, y tras el 0-3 del Kashima pocas camisetas verdolagas se vieron por Bogotá. Ese día conté dos y durante el resto de días tampoco recuerdo muchas más, mientras que ya he visto por aquí tres de la selección española -al loro, que no estamos tan mal, que diría Jan-. Claro, pensarás, estoy en Bogotá y no en Medellín, que es donde supuestamente se habrá vivido más la aventura japonesa, pero tampoco he visto excesivas camisetas de Millonarios; sí alguna de Santa Fe, que está jugando la final del campeonato colombiano con Tolima -es duro ver partidos de la Liga Águila-. También cabe destacar que este diciembre está siendo uno de los más fríos en Colombia en bastante tiempo y no está la cosa para camisetas de fútbol, esto no es Los Cristianos.

Te dejo por ahora, estimado Hernández Seppänen, que alguien llama a mi puerta pidiéndome explicaciones de por qué no juega James en el Real. Debo de tener cara de Zinédine.

El debut

Agustín 29/02
Febrero y marzo no suelen ser fechas de inicio para casi nada, y sin embargo aquí estoy: esperando noticias de tu debut futbolístico en territorio finlandés, el inicio de la liga estadounidense este fin de semana, recogiendo las primeras impresiones de la Copa Libertadores y la reanudación de la Champions de la CONCACAF y asistiendo a un nuevo debut con pinta de convertirse en eso tan odiado llamado hype. Rashford ha aparecido en el Manchester United salvando una eliminatoria que pintaba gris ante el Midtjylland y unos días después le pintó la cara a un Arsenal con la depresión postoctavos aún sobre sus hombros. De Bojan a James Wilson, pasando por Januzaj y Morris, del que se escribirá largo y tendido esta semana de cara a su debut con los Sounders, cada vez soy más reacio a creer en las promesas. Prefiero fijarme más en veteranos de guerra, de los que sé qué esperar.

Pero no son sólo los debuts los que me traen de cabeza. En los dos últimos meses parece que se ha acentuado una tendencia de las redes sociales que pone en jaque al periodismo. La anécdota cada vez vale más. Parece que con saber de la torpeza de Emilio Nsué y el teatrillo de Louis van Gaal con el árbitro uno puede darse por bien informado de la jornada en la Premier League. Me preocupa no ya por nosotros, que tenemos las herramientas de un periodista para saber desligar el grano de la paja, sino por la audiencia, que aunque parezca mentira, está indefensa. En un artículo-conversación sobre el cine y la ciencia-ficción que apareció este fin de semana en Jot Down, Cristian Campos defendía esta máxima, más que aplicable al periodismo deportivo:

“Peor que el analfabeto que defiende memeces es el cínico que le da un altavoz para que las esparza a los cuatro vientos”

Con una Premier League 2016/17 en la que van a coincidir Arsène Wenger, Jürgen Klopp, Pep Guardiola y José Mourinho, no puedo ser otra cosa que pesimista sobre el trato que va a tener esta competición en los medios patrios. Y peor aún, no veo solución a la vista más allá que la de guardar silencio.

Patrik 01/03

Para empezar mi respuesta, permíteme Agustín que me preocupe por tu salud: no dejes que tu cabeza se vea afectada por la ‘anécdota-manía’. Tu haces referencia a los dos últimos meses pero creo que esta tendencia lleva un poco más de tiempo, apoyada en la industria del ‘click’ que tan bien conocemos. Es algo con lo que hay que convivir y seguirá teniendo su espacio, pero que al final su recorrido es mínimo.
Poniendo con lo serio, y llevándote la contraria, dame hypes que con ellos me alegro la vida. Rashford puede que acabe como Macheda pero nadie puede negar, al menos a mí, la ilusión generada hasta hoy. Su actuación contra el Arsenal fue para enmarcar, no solo por los goles sino por la sensación de superioridad con tan solo 18 años. Es curioso como en la misma temporada el United primero ‘descubrió’ a Martial en dos partidos (no es el mismo caso pero valga para el hype) y ahora le sucede lo mismo con Rashford. ¿Y Lo Celso? La nueva perla del campeonato argentino sigue dando muestras de su calidad y es probable que pronto llegue la oferta que lo saque de Rosario Central.

Hilo gracias al equipo ‘canalla’ la solución a engacharse a algo en Febrero. El campeonato de Primera acaba de empezar pero más vale conectarse pronto. Del torneo interminable de 30 equipos hemos pasado a una liga corta con dos zonas. Un caos. Pero un caos que vale la pena ver por equipo como el de Coudet, que apuesta por el toque y el buen fútbol. Una alegría visto el pesimismo en el que se encuentran sumidos Boca o River.

Donde no están pesimistas es el Manchester City tras haber conquista la Capital One Cup. Pero llevo varias semanas pensado, y ya que hablas de la temporada 16/17, ¿cuántos de los actuales jugadores del City valen para el juego que intentará plantear Pep? Ilumínanos Agustín

Agustín 04/03

Por lo visto en estos tres últimos años al frente del Bayern, el perfil de jugador Pep lo puede encarnar cualquiera, siempre que tenga la voluntad de serlo, como han venido demostrando Lahm o Boateng. También ha quedado comprobado cómo no tienen por qué responder los jugadores a un perfil refinado para adaptarse bien a sus equipos. Arturo Vidal es en todos los sentidos el jugador más alejado de Pep Guardiola que podía haber fichado el Bayern, pero viéndolo jugar ahora, el chileno demuestra ser un todoterreno, ya sea como centrocampista defensivo o como interior con llegada, para mí uno de los jugadores más mejorados (que dirían en la NBA) de esta temporada. Benatia o Bernat también parecían lejos del radar, y sin embargo ahí están.

En el Manchester City se encontrará un poco de todo. No sería de extrañar que Zabaleta se convirtiera en el niño de sus ojos, al estilo de Keita y Mascherano en el Barcelona, tengo curiosidad por ver cómo moldea el fútbol de Otamendi, para mí uno de los mejores centrales este año en Inglaterra; y tiene la  opción de recuperar a Touré justo donde lo dejó en el momento en el que fue arrollado por Sergio. El costamarfileño ha vivido mucho y muy bien de su portentoso físico, que le ha permitido comerse a la gran mayoría de centros del campo en la Premier, pero tiene facultades para ampliar su repertorio. Si su agente le deja -Seluk me parece más personaje que Mendes y Raiola juntos-, Touré y Guardiola pueden hacer muy buenas migas en el Etihad. Agüero y Silva es de suponer que ya estarán frotándose las manos, y el que debe prepararse a conciencia para algo nunca visto es Sterling. Con estos ingredientes y los fichajes que vayan llegando a Mánchester, el City tiene mimbres para asaltar el título. Por cierto, sigo dándole opciones de ser campeón esta temporada a pesar de sus diez puntos de desventaja.

Es de esperar que la inmediatez no castigue excesivamente a Pep Guardiola en la Premier League, o al menos no de la forma en la que ha terminado sentenciando al Vasco Arruabarrena en Boca. Han pasado semanas desde que consiguiera el título, ¡semanas! y ya está en la cola del paro mientras su asiento aún caliente en La Bombonera ya lo disfruta (veamos hasta cuándo) Guillermo Barros Schelotto, que ha tenido algo parecido a unas vacaciones invernales en Palermo. No sé hasta qué punto se habrá devaluado esa plantilla, ni si es el momento para encender ya las alarmas, pero estaría bien ver a algún técnico marcar época en un grande del fútbol argentino. ¿Crees que el Muñeco Gallardo se va a mantener en River al menos tanto tiempo como el Ruso Zielinski en Belgrano?

Patrik 11/03

Por mucho que Gallardo devolviera la gloria a River, me parece que el puesto de mando en el banquillo de Núñez desgasta como lo hace cualquiera de los grandes de Europa. Debe ser complicado lidiar semana tras semana con un presión que, sin poder vivirla en directo, se intuye intensa hasta decir basta. Ojalá Gallardo pudiera mantenerse en el puesto como Zielinski pero, al fin y al cabo, Belgrano no pasa de ser un equipo de media tabla sin aspiraciones mayores. Fue una agradable sorpresa verlo arriba el curso pasado pero ha notado las bajas de Zelarrayán y Rigoni. Pese a todos esto, creo que Gallardo aún estará un tiempo en River antes de tener su oportunidad en Europa.

El que ahora está libre para viajar a Europa es el Vasco. Como dices solo pasaron semanas del título al despido pero Boca se encontraba en tal estado de depresión que el cambio era necesario. Ahora bien, el bajón de los jugadores sigue presente y la primera tarea de Barros Schelotto es recuperar psíquica y físicamente a los futbolistas xeneizes, especialmente a Tévez. De momento el inicio no es alentador: dos partidos y dos 0-0 consecutivos.

Como la cosa va de entrenadores, no sé en qué punto está el relevo en el banquillo del Manchester United. La temporada red devil puede acabar en una catástrofe absoluta porque en Premier tiene lejos el cuarto puesto, el Europa League tiene que remontar en Old Trafford el 2-0 de la ida en Anfield y el West Ham es ahora mismo un rival complicadísimo para pensar en un pase a semis de FA Cup. Van Gaal está fuera, pero la cuestión es si se confirmará Mou o Giggs ocupará el puesto.

Para cerrar mi respuesta de hoy, te pido un breve resumen de MLS. Tuve la oportunidad de ver un rato el NY Red Bull-Toronto y me quedaron dos cosas claras: Primero que Gideon Baah es un gran fichaje y segundo que Giovinco va demasiado sobrado. La jugada de caño y sombrero es lujo puro. Si lo llega a meter es el gol de año.

Agustín 21/03

La MLS sigue tan impredecible como siempre. Gideon Baah ha gustado en sus dos primeros partidos, Nacho Piatti parece decidido a pelear por el MVP de la temporada con Montréal y el hype Jordan Morris por ahora no pasa de hipo. Tres derrotas en tres partidos para unos Sounders que echan mucho, muchísimo de menos a Oba Martins, uno de los jugadores que mejor rendimiento ha dado allá donde ha estado en la última década.

Ayer me tocó comentar el DC United-Colorado. Partido destartalado como pocos, por momentos parecía una película de los Coen, con más puntos de comedia esperpéntica que desarrollo en sí. Al final lo adecentaron dos mediapuntas que suelen tener cortocircuitos constantes, dos laguneros, cada uno en su registro: Espíndola y Powers. Ver partidos de Champions League antes de comentar un partido de MLS hacen ver que entre el fútbol y el soccer hay aún bastante diferencia, como también la habrá entre la Champions y la Libertadores.

Retomando Inglaterra, no parece que haya muchas dudas sobre la inminente llegada de José Mourinho al Manchester United, como tampoco de que el futuro de Mata parece seriamente comprometido en cuanto el portugués ponga un pie en la ciudad deportiva. La temporada agoniza y ya parece que todos los equipos están pensando en el próximo curso, lo que no hace más que beneficiar a un Leicester que sigue soñando. Lamentablemente, el mérito se lo va a colgar Ranieri cuando el mayor porcentaje de éxito le correspondería a Nigel Pearson, que se marchó por la puerta de atrás por culpa de su hijo. Un padre de aires militares castigado por el espíritu ‘american pie’ del zagal en tierras tailandesas. No me digas que no es irónico.

Llevo unas semanas desconectado de todo lo que se cuece en Argentina en lo que respecta al fútbol, y no sé si el propio argentino de a pie está también a otras cosas viendo todos los escándalos políticos que salen día sí, día también en aquellas tierras. ¿En manos de quién va a quedar definitivamente la AFA: Segura o Tinelli? ¿Cuál puede aportar una verdadera ruptura con el grondonismo? Hay que tener en cuenta que mucho talento argentino se está viendo tentado por la MLS. Ayer vi a Luciano Acosta (debería tener un poco más de fe en sí mismo), y Bravo está gozando el New York style of life al lado de Pirlo. Si no se potencia verdaderamente el fútbol, se van a quedar Fantino y dos más por allá, avisados quedan.

Patrik 28/04

Agustín, me ha llevado un tiempo (ya sabes que ser un profesional del balompié te consume mucho tiempo) pero me gustaría responderte a tus dudas sobre la situación del fútbol argentino. No soy capaz de hacer un análisis profundo pero sin duda se trata de un embrollo importante. Empezando por el lío de la elecciones AFA, en las cuales llegó a aparecer hasta un voto fantasma. Ahora el principal problema que afronta la Asociación del Fútbol Argentino está en la ruptura que existe con los grandes clubes, que están dispuestos a crear una Superliga siguiendo el modelo de la Premier. Boca y River tiran de ese carro y veremos cómo acaba el asunto. Además, Olé desveló hace poco una información que explica un círculo de pagos entre federación y clubes, junto a otro tipo de instituciones, respecto al dinero televisivo (sí, mi querido ‘Fútbol para Todos’). Todo muy digno de Villar.

“Es una decisión tomada (la Superliga). Tenemos la obligación porque creemos que es lo mejor para el fútbol argentino” Daniel Angelici (presidente Boca)

Pero afortunadamente, aún nos queda el balón para disfrutar. Si bien de Argentina ando algo desconectado (la pasada jornada de los ‘Clásicos’ tampoco invita a reengancharse), las rondas finales de las competiciones europeas unidas a la emoción liguera me mantienen pegado al televisor. He de confesar que el maldito Saúl me hizo saltar con su gol. ¿Cuanto estarán dispuestos a pagar por ese muchacho? Porque calidad le sobra aunque en parte intuyo que en este Atleti correríamos hasta el final tipos como tú o yo. Es curioso como han llegado a semis de Champions cuatro equipo diameltramente opuestos en sus estilos. La presión del Atlético, el toque del Bayern, la batería de misiles del Madrid y la anarquía ‘citizen’. Difícil acertar quién pasará.

Por lo que he visto, también está siendo difícil intuir qué sucederá en la MLS cuando equipo como Union o Rapids ocupan plazas altas en sus respectivas conferencias. ¿Se pueden ir haciendo ya predicciones o aún es precipitado?

Agustín 11/05

En la MLS está prohibido hacer predicciones hasta los meses de septiembre y octubre. Uno de los motivos que más enganchado me tiene a esta liga es la gran cantidad de mediapuntas argentinos que hay allá, y últimamente también se están incorporando los 5, siempre tan necesarios. Del San Lorenzo que conquistó la Libertadores hace un par de años hay dos grandes exponentes: Piatti (que no pudo jugar el Mundial de Clubes aunque se lo solicitó a la FIFA) y Verón, que no termina de arrancar con los Red Bulls por culpa de las lesiones.

En cuanto a los demás, Espíndola y Mauro Díaz están siempre protagonizando grandes jugadas, decidiendo partidos y dándole puntos a DC United y Dallas, respectivamente. Espíndola es un cabrón de sangre caliente que saca de quicio a cualquiera para terminar dándote alegrías, y Díaz es lo más parecido a Giovinco que se puede encontrar en la liga. No obstante, yo me quedo con los centrocampistas puros, con Laba y Bravo. Laba jugó el Mundial sub-20 de 2011, por lo que es heredero directo de los Gago, Banega y cía. Bravo está este año en New York City cedido por Boca, posiblemente lo hayas visto tú más que yo. Ahora tiene que curtirse bastante en un equipo prácticamente nuevo, aprendiendo de Patrick Vieira, otro que también sabía mandar por delante de la defensa un poco.

Tengo un ojo puesto últimamente en todo este tema de la Superliga argentina, está interesante ver hacia donde va y si terminan llegando amenazas de Conmebol de perderse la Libertadores (en Europa seguramente pasaría esto, como ya se está viendo en el baloncesto). Sé que ha ido Javier Tebas por allá y que no despierta excesivas pasiones. Al argentino medio parece que le atraen más los modelos de la Premier League o la Bundesliga que el de la Liga, al fin y al cabo la alternancia es allí mayor que aquí. También te digo que estoy empezando a ver la Premier como una especie de NBA. La cantidad de recursos que tienen todos los equipos hace que las estrellas tengan más destinos posibles a los que ir, y no me extrañaría que lo del Leicester termine repitiéndose con cualquier otro equipo -aunque me cuesta ver al Sunderland de Allardyce en lo alto-. Arsène Wenger ya ha comentado que el big four es cosa del pasado, y viendo que el Chelsea está en la zona media y los dos equipos de Mánchester se abofetean por la última plaza de Champions, no parece andar mal encaminado mi admirado alsaciano.

Un último apunte: el anuncio de TyC Sports para la Copa América Centenario está a la altura de los de las últimas grandes competiciones. Tampoco esperaba menos.

Cuestión de sangre

Patrik 28/10

Agustín, si fueras el director deportivo de un equipo con la opción de elegir a un canchero (a un talento, un tipo capaz de levantar al público a base de finta y sprint) o a un bregador (un señor luchador, un tipo capaz de romperse el alma por la estabilidad grupal), ¿con cuál te quedas? Te voy a ahorrar la decisión, o al menos otro debate: siempre hay que evitar a nuestros amados/odiados pechofríos. Y, ¿por qué arranco con un tema así? porque parece que las generaciones que vienen tanto de Argentina como de USA parecen carentes de ese espíritu de lucha o de arrebato desenfrenado de talento, una magia nacida a base de casta. Sin ese ardor necesario, el talento se congela. Con lo que ello conlleva. La necesidad enfermiza de encontrar a una perla lo antes posible evita, a mi parecer, que las nuevas generaciones tengan una responsabilidad que aunque dura, curte. Evito a genios en esta idea (Leo y Cristiano) pero incluyo desde Agüero hasta Drogba.

Pongamos huevos muchachos.


Agustín 28/10

Éste parece un tema difícilmente reversible en EE. UU., tierra en la que los jugadores han sido formados en esos laboratorios que llaman colleges sin haber pisado un campo de tierra en su vida (escenarios también en retroceso en España, por cierto). Cuesta mucho, muchísimo, encontrar a alguien capaz de arrogarse la bandera del soccer y darle el empujón definitivo a la élite del fútbol mundial, superando todas las barreras históricas y firmando unas semifinales en un Mundial. Precisamente ahora se habla de un universitario, Jordan Morris, como the next big thing. Desconozco si conocerá el dolor de haberse dejado la piel de las rodillas luchando por un balón o no, pero lo que el fútbol estadounidense necesita hoy es carácter sobre el césped y también desde los banquillos. Ahora que están importando talento para potenciar la liga, no me importaría ver a Roy Keane o Gennaro Gattuso dando voces desde la banda e insuflándole alma a esta zona del planeta.

En cuanto a Argentina, no me cabe duda de que los potreros siguen siendo una gran fuente de talento para el fútbol, pero me falta la identificación eterna de los jugadores con una causa. Se busca un traspaso a Europa antes que ser inmortal para una grada. Noté mucha diferencia entre el San Lorenzo que disputó la final del Mundial de Clubes con el Real Madrid el pasado diciembre y el Estudiantes que plantó cara al Barcelona de Pep, quizá porque no es lo mismo la Brujita Verón, incluso en el tiempo añadido de su carrera futbolística, que Ortigoza. Ojalá River encuentre de la mano de Gallardo ese plus para volver a mirar al fútbol europeo a los ojos y llevarlo a la guerra en diciembre como en las Intercontinentales de hace un tiempo. Quizá Kranevitter pueda ser ese líder que suceda a Mascherano como gran líder millonario antes de empezar su trayecto en el Atlético.

Esto me lleva, además de a preguntarte por cómo ves a Kranevitter, a pedirte una actualización de Mancuello. Pegó fuerte el año pasado, incluso leí una pieza titulada Club Atlético Dependiente de Mancuello, pero parece que ha pasado a un segundo plano, al menos en lo mediático.


Patrik 05/11

Agustín, mira que he tenido tiempo para pensarlo, pero permítime posponer una respuesta a tus preguntas sobre Kranevitter o Mancuello para hablar sobre Boca. El campeón argentino, un equipo que reclama un análisis sesudo pero que del que te daré algunas impresiones.

En el momento que escribo este texto, el equipo xeneize busca el doblete frente a Rosario Central. Da gusta ver el ambiente del Mario Alberto Kempes de Córdoba, pero seguro que el tema de la hinchadas lo tratamos en otro momento. Boca posee una plantilla amplia y efectiva, algo que es complicado de conseguir en Europa y parece una odisea en Sudamérica. Pero el plantel bostero cuenta con tal cantidad de futbolistas válidos que es normal que el equipo de Arruabarrena, un técnico que dentro de poco tendrá su opción en el viejo continente, haya llegado a las últimas fechas con opciones en casi todas las competiciones. Nos quedará saber qué hubiera pasado si el ‘Panadero’ no hubiera lanzado el gas pimienta en el Superclásico que nos brindó la Libertadores.

Volviendo a los nombres, que son muchos, tengo que nombrar a tres debilidades: Meli, Cubas y Calleri. Dos medios de mucho trabajo y un punta que quizás no deleitó con el gol de año.

Porque el fútbol, o al menos una parte que a mi me emociona, va de perlas escondidas. De nombres que por alguna razón (no siempre tiene que ser la técnica individual) te llama o comienzas a defender como si fueran tuyos. Si me permites añadir a Cervi, ya que la cosa va de Copa Argentina, te pregunto: ¿Quién merece hacer el spot de “recuerda mi nombre” en Estados Unidos?


Agustín 07/11

Sencillamente ninguno, Patrik. Lo que menos necesita EE. UU. ahora mismo es otro Freddy Adu que dispare expectativas y se quede a mitad de camino. Los focos se empeñan en señalar a Morris y a Christian Pulisic (Dortmund), al que pude ver en la sub’17 comentando uno de sus partidos, pero de ahí a que vayan a ser estrellas queda mucho, demasiado camino por delante. El Mundial sub’20 en el que apareció Adu con las barras y estrellatenía también a otra promesa importante: Jozy Altidore. Por sus contratos cualquiera diría que lo es realmente, pero su rendimiento… en fin, preguntémosle a Giovinco.

Por cierto, al citar ese anuncio del Recuerda mi nombre lo busqué en Youtube, y mis temores se hicieron realidad: Nike metió allí a varios jugadores de La Masía del Barcelona en ese momento, de los cuales sólo dos -el propio Messi y Jonathan dos Santos- han llegado a la élite. Carlos Coto, que llegó a jugar -y ganar- un Europeo sub’19 con España, llegó a jugar en la Lega Pro de San Marino y ahora está en el Ethnikos chipriota. Anna Narbona fue cortada por el Barcelona en su proceso de profesionalización y ahora está en una academia de pintura al óleo y dibujo. De los otros dos no pude deducir sus nombres, pero por lo que parece sus caminos han sido bastante diferentes al de Messi.

Los jugadores que me has citado dentro del triunfo de Boca tienen bastante suerte, aunque no lleguen mucho más lejos ya pueden decir que han ganado un título con los xeneizes, aunque eso no sea garantía de que vayan a recordar sus nombres.